La aromacología, o psicología de los aromas

La aromacología, o psicología de los aromas

“Hay en el perfume una fuerza de persuasión más fuerte que las palabras, el destello de las miradas, los sentimientos y la voluntad. La fuerza de persuasión del perfume no se puede contrarrestar, nos invade como el aire invade nuestros pulmones, nos llena, nos satura, no existe ningún remedio contra ella.” El Perfume, Patrick Süskind

La aromacología o psicología de los aromas, es la ciencia que estudia los efectos psicológicos  del  olor, y como éste influye en las emociones y en la mente humana. Esta ciencia surgida en Japón en el siglo xx, nace a partir de la síntesis de los principios activos de plantas aromáticas.  Esta disciplina parte de la base neurobiológica de que los olores son capaces de provocar emociones.  Así, las partículas químicas del olor que transporta el aire entran en las fosas nasales y desde aquí llegan al sistema límbico, ejerciendo a nivel inconsciente, una fuerte influencia emocional. El objetivo de esta ciencia consiste en tratar determinados síntomas a través de los aromas adecuados, que actúan tanto a nivel físico, como a nivel mental, centrándose especialmente en el efecto de los aromas sobre la psique del individuo.

El sistema límbico es el responsable de controlar las respuestas fisiológicas frente a unos estímulos determinados. Aquí es donde se localiza la memoria y los instintos básicos humanos, las emociones, la personalidad y la conducta. El sistema límbico es fundamental en la constitución de la memoria y es el causante de toda  actividad emocional.

“No es como en el recuerdo, donde todos los olores son imperecederos” .El Perfume, Patrick Süskind

Fragancias de calidad, con las que poder emocionarte y disfrutar, son las que tiene la empresa distribuidora a granel Esenssi Aromas S.L. Esta es una empresa dedicada a la distribución y venta de perfumes de equivalencia, que destaca por la gran calidad de sus esencias y materias primas, lo que permite que el aroma se mantenga intacto, hasta pasadas varias horas. En su página web se encuentra su amplio catálogo, tanto de perfumes y fragancias frescas, como de envases y tarjetas, todo lo que necesitas para adentrarte en este emocionante mundo de los aromas. La marca Esenssi, se encuentra disponible en diferentes establecimientos.

“El perfume vive en el tiempo, tiene su juventud, su madurez y su vejez”. El Perfume, Patrick Süskind

Muchas veces la aromacología se confunde con la aromaterapia,  pero existen diferencias entre estas dos disciplinas, como veremos a continuación Para empezar, los productos aromacológicos contienen esencias y fragancias, a diferencia de los productos de aromaterapia, que contienen esencias esenciales.

Diferencias entre aromacología y aromaterapia

“Su perfume es una dulce promesa que hace aparecer lagrimas en mis ojos.”. Sin City, Frank Miller

Tal y como se ha señalado anteriormente, existe una enorme confusión entre el concepto de aromacología y el del aromaterapia. Seguidamente veremos cuáles son las diferencias que existen entre ambos.

La aromaterapia es una técnica milenaria, que consiste en el empleo de aceites esenciales para el tratamiento, o la prevención de patologías físicas y psíquicas. Estos aceites son extraídos de las plantas a partir de determinados procesos, como son la destilación y la presión en frío. La aromaterapia se fundamenta en la idea de que ciertas cantidades y cualidades de los aceites esenciales poseen efectos terapéuticos  que actúan a nivel fisiológico, independientemente de otros factores.

La aromacología nace a partir de la síntesis de los principios activos procedentes de determinadas plantas aromáticas. Según esta disciplina científica existe una relación entre los aromas  y el psiquismo humano, así puede establecerse una relación de dependencia entre determinados estímulos olfativos y la respuesta  emocional que estos desencadenan en individuos concretos.  Por eso la aromacología, frente a la aromaterapia, aporta mayores beneficios emocionales, cognitivos y conductuales

“Estaba preparado para todo excepto para ese perfume.” Sin City, Frank Miller