La Sanidad Pública hace aguas

La Sanidad Pública hace aguas

En este país tenemos la suerte de contar con un servicio de sanidad púbica que de la que otros muchos países carecen, sin embargo, la falta de recursos hace que algunas listas de espera para visitar a ciertos facultativos de especialidades concretas sea prácticamente interminable. Para ver al alergólogo, en Alicante, hay una lista de espera de alrededor de 12 meses, al igual que en Murcia, Valencia y otras capitales de provincia. Para ver al digestivo la lista de espera se reduce un poco, a unos 6 meses, que aunque sigue siendo mucho al menos no rozamos el año. Y lo mismo ocurre con otras tantas… de ahí que no sea nada extraño que cada vez sean más lo españoles que deciden contratar un seguro privado de salud.

Según la sucursal de Adeslas en Rivas, el porcentaje de ciudadanos que contratan sus servicios aumenta año tras año y, desde 2014, esa tendencia se refleja notablemente en las estadísticas.

Es posible que en según qué comunidades se esté consiguiendo mejorar, poco a poco, algunos parámetros de la sanidad pública que dejaban mucho que desear, pero aún no parece suficiente dados los resultados.

En una encuesta realizada durante2 017, más de 75% de los trabajadores aseguraron que si su empresa decidiera hacerles un seguro privado acudirían siempre, o casi siempre, a esos especialistas. Sin embargo a la hora de lar urgencias graves, el 82% prefiere la seguridad social.

Los pros y los contras de la sanidad pública con muchos, y de ahí que hayan grandes ventajas y desventajas a la hora de contar con un seguro privado.

Actualmente, casi 10 millones de españoles han optado por acudir a la sanidad privada, de pago. Además, otros dos millones de funcionarios se adscriben a mutuas como MUFACE. ISFAS y MUGEJU. Y es que, en un mensaje de 2010, la directora general de la OMS (Organización Mundial de la Salud), ya advertía que entre el 20 y el 40% del gasto sanitario total en cada país se pierde por la ineficiencia del sistema.

En España, por ejemplo, la Sanidad es una de las competencias transferidas a las comunidades autónomas, por lo que es sencillo que en una comunidad no haya “presupuesto” para que se cubran ciertas cosas y en otra sí, lo que provoca que no todos los españoles sean igual ante la seguridad social. Es decir, que en cada región se hacen sus propias cuentas en este asunto.

Seguros Privados

En 2013, un informe de la OCDE sobre el gasto medio en sanidad en España aseguraba que cada español costaba unos 2248 euros al Estado, un dinero que siempre iba a parar a las mismas manos. Sin embargo, en el caso de los seguros privados, cada cual decide qué compañía y cuánto dinero invertir en cuestiones de salud. Ahora bien, ¿qué pasa si un español sale del sistema sanitario y opta por la medicina privada? El primer efecto genera un “respiro” al Estado pues, según datos del IDIS, cada español que prefiere la sanidad privada supone un ahorro de entre 632 y 1225 euros al año para el sistema.

La pregunta del millón ahora es… si todos tenemos derecho a la sanidad pública en este país, y todos somos iguales, primero ¿por qué los que viven en Andalucía tienen derecho a un empaste por año y el resto de ciudadanos en España no? Segundo ¿si yo, que acudo al seguro privado, ahorro alrededor de 1000 euros al Estado, dónde va a parar ese dinero? Y tres, si ese ahorro se multiplica por los diez millones de españoles que optan por lo privado y ese dinero se puede reinvertir de nuevo en la sanidad pública ¿cómo es posible que hayan listas de espera de meses para poder acudir a un especialista?

De acuerdo con el informe publicado en Acta Sanitaria, de los 1075 hospitales que hay en España, 462 (el 53%) forman parte del sector sanitarios privados. Según estos cálculos, de más de 165.000 camas de hospital, unas 53.000 son de pago, lo que debería desahogar notablemente el sistema así que ¿Por qué no lo desahoga? No tiene ningún tipo de sentido. ¿Qué pasa con las camas libres que dejan los hospitalizados en camas de pago? ¿Significa esto que si un gran número de afiliados a las compañías privadas decidiera volver a la sanidad pública todo se colapsaría por años?

En mi opinión aquí hay datos que no cuadran, que no tienen ningún tipo de sentido. ¿Y para vosotros, lo tiene?