Los afectados por las preferentes siguen luchando por su dinero

file000453200083

Las familias que se han visto afectadas por participaciones preferentes de entidades bancarias siguen luchando día tras día para poder conseguir justicia dentro de esta estafa que sigue dando palos de ciego en este país. El despacho de abogados Durán & Durán está atendiendo casos de afectados en toda España asesorándoles y ofreciéndoles sus servicios profesionales con el único fin de obtener esa justicia que parece que aún hoy en día se les sigue, sino negando, al menos sí retrasando de manera descarada.

Para aquellos que desconozcan el término voy a intentar explicar lo que es una acción preferente o participación preferente. Se trata de un valor emitido por una sociedad, normalmente bancos, cajas de ahorros o empresas financieras, que no confiere ninguna cuota en su capital ni tampoco derecho de voto en la junta de accionistas pero son perpetuas, no tienen vencimiento y su rentabilidad no está garantizada puesto que está directamente vinculada a la obtención de beneficios.

El problema es que desde los años noventa, aunque más notablemente a partir del 2003 y con un punto álgido entre 2009 y 2011, ofrecieron este tipo de preferentes a unos 700.000 clientes aproximadamente sin la debida transparencia ya que no podrían entender le producto ni su complejidad, es decir, que fueron engañados y desconocían el riesgo que acarreaba la adquisición de estos valores.

Estos clientes no sabían que eran perpetuas y tampoco sabían que si la entidad bancaria no tenía beneficios ellos tampoco los tendrían y por tanto el dinero que habían invertido se quedaría como un fondo perdido en un espacio que podríamos denominar “limbo” puesto que sin ser ilegal alguien les había quitado ese dinero con estratagemas e incluso con promesa incumplidas. En pocas palabras: fueron estafados de manera clara y sin ningún tipo de remordimiento ni moralidad ética por parte de bancos, cajas de ahorros y empresas financieras.

Resulta realmente indignante que personas de negocios que conocían los riesgos de estas inversiones se aprovecharan de otras personas que desconocían y no fueron informadas de los pros y los contras de adquirir estos valores o acciones porque demuestra una vileza increíble en el ser humano. Si una persona que por diversos motivos no ha tenido los estudios precisos porque no ha podido o no los ha necesitado a lo largo de su vida no puede confiar en alguien que sí tiene esos estudios y sí comprende aquello de lo que se les está hablando porque éste segundo sólo piensa en sus propios beneficios entonces es que no estamos haciendo las cosas bien, peor que eso, nos estamos aprovechando los unos de los otros de manera descarada.

Necesitamos de todo en esta vida. Necesitamos médicos, profesores, expertos en finanzas, dentistas, literatos, abogados… pero también necesitamos fontaneros, obreros, electricistas, profesionales de la hostelería, y demás trabajadores competentes en todas las áreas y sectores y el propietario de una vivienda con tuberías rotas que no tiene ni idea de fontanería debe poder confiar en el profesional que contrata para solucionar su problema tanto como el cliente de un banco debe poder confiar en los expertos financieros que el banco pone a su disposición para ahorrar o invertir su dinero y esto es algo de Perogrullo.

Deja un comentario