El mundo de las hipotecas multidivisa

El mundo de las hipotecas multidivisa

Entre los años 2006 y 2009 atraídos por un gancho que era pagar menos cuota mensual por la hipoteca debido a la fortaleza del euro respecto a otras monedas, las familias firmaron préstamos multidivisa.

Lo que pasó es que el tener una hipoteca en moneda “débil” y cobrar en euros que en aquel momento estaba en máximos, el esfuerzo a nivel financiero que realizaban los clientes era menor. Cuando el mercado de divisas cambio de tendencia provocó que, aunque llevaran años pagando, actualmente existen hipotecados que deben más dinero a su banco como en el caso de mi suegro que lo que le concedieron inicialmente.

Para defender sus derechos contratamos a Duran y Duran, los cuales nos dieron un asesoramiento para afrontar la situación a la que habíamos llegado, algo que sinceramente aconsejo. Si tus conocimientos legales son reducidos y necesitas que te ayude personal profesional especializado no lo dejes para mañana.

¿Qué es una hipoteca multidivisa? El Tribunal Supremo la definió como “es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable, en el que la moneda en la que se referencia la entrega del capital y las cuotas periódicas de amortización es una divisa, entre varias posibles, a elección del prestatario (o deudor), y en el que el índice de referencia (euribor, libor, etc…) sobre el que se aplica el diferencial, para determinar el tipo de interés aplicable en cada periodo suele ser distinto del Euribor, en concreto suele ser el Libor”.

El boom se produjo cuando el euro era una monedad fuerte, lo que hacía que las otras monedas estuvieran con menos valor que el euro. Esto precisamente es lo que le convirtieron en un producto atractivo. El problema nace cuando el euro se deprecia frente a las otras divisas, por lo que tiene como consecuencia que la cuota mensual a pagar sea superior, a veces incluso se incrementa al cambio.

¿Qué riesgos tienen?

Como hemos dicho antes, los riesgos son las fluctuaciones del cambio de divisas en la vida del préstamo hipotecario. Entre los riesgos más importantes está la variación del tipo de interés, cuando se pacta un tipo de interés variable. En las hipotecas multidivisas, además de esto, le sumamos la variación o fluctuación de la divisa, ya que:

  • Tiene incidencia en el importa de euros de la cuota de amortización periódica, pudiendo incrementarse al alza si la divisa seleccionada se aprecia o cuenta con más valor frente al euro.
  • Fundamental para fijar el importe en euros del capital pendiente de ser amortizado, de modo que la fluctuación de la divisa supone recalcular el capital prestado.

Visto todo esto, puede pasar que varios años después si la divisa es de más valor que el euro, no solo hay que pagar cuotas de más importe, además se adeuda al banco un capital en euros mayor que el que se entregó al contratar el préstamo.

¿Qué puedes hacer si tienes una hipoteca multidivisa y te perjudica?

Ante una situación así, donde se daban circunstancias de escasa información, esto debe ser la base de su reclamación en la que se solicite la nulidad parcial del préstamo:

  • Por una parte, la información incompleta que le llevó a prestar un consentimiento viciado por error, habiéndose formado su voluntad sobre una creencia inexacta de lo que contrataba.
  • El banco o entidad financiera que está en una posición dominante frente al deudor, no cumplió con la máxima diligencia exigible en darle la información adecuada para que comprendiera el alcance del producto que contrataba, sin asegurarse de que lo hubiera entendido con la suficiente claridad antes de contratar el producto.

¿Existen sentencias que dan razón a los deudores que tienen hipotecas multidivisas?

La respuesta es sí, hay sentencia del Tribunal Supremo, la cual define la naturaleza de este tipo de hipotecas y lo complejas que son para el usuario del producto. Además de otras dos sentencias del TJUE de 2014 y 2015 que ratifican la necesidad del requisito de transparencia en las cláusulas que se refieren a las hipotecas multidivisas.

Basándose en la doctrina que ya está consolidada y que enuncia la falta de transparencia de estas cláusulas de suelo de las hipotecas, de la necesidad que de que sean transparentes y de que se extreme el cuidado con la información a los clientes, los Juzgados de Primera instancia y Audiencias Provinciales dan razón a los deudores hipotecarios que demandan este producto.