A veces un cierre de un negocio puede venir bien a otro

A veces un cierre de un negocio puede venir bien a otro

Muchas veces se suele hablar de los negocios que se cierran. Desde luego que es una mala experiencia y todos los que hemos sido en alguna ocasión emprendedores sabemos lo duro que es ver como un proyecto en el que has puesto toda la ilusión se cae.

En nuestro caso estábamos en una situación distinta, aunque también habíamos tenido la oportunidad de ver como un proyecto anterior se nos cayó antes de que pasara los 3 meses de vida. El emprendimiento es así y ahora arrancaba nuestro proyecto de montar una inmobiliaria con la mayor de las ilusiones.

Hace años nos dedicamos a ello, por lo que ahora viendo como el panorama ha vuelto a ser más positivo, intentamos dar al sector nuestra particular manera de trabajar, donde queremos tratar con una exclusividad a los clientes más propia de otro tipo de inmobiliarias de alto standing.

En mi caso, trabajé en una inmobiliaria de barrio obrero, pero Julio, mi otro socio, se encargó de una zona bastante cara del barrio de Salamanca en Madrid. La combinación como decía un amigo nuestro es explosiva, ya que somos dos agentes inmobiliarios que tenemos la experiencia en dos segmentos de población bastante diferenciados.

El negocio que queríamos era de grandes ingresos desde el principio, por lo que apostamos por establecernos en una buena zona, aunque el precio del alquiler al principio es bastante alto y supone un riesgo superior al de hacerlo en una zona más barata.

A la hora de amueblar nuestra inmobiliaria no quisimos andarnos con remilgos, buscábamos buenos muebles que no solo lo fueran sino que lo pareciesen. Nuestra oficina estaba en una buena zona, por lo que la apariencia era importante. Queríamos dar imagen de seriedad y en este aspecto los muebles importaban mucho cara a dar esa imagen.

Cuando fuimos a ver muebles, nos topamos con la realidad de su alto precio. Un amigo de mi socio me comentó sobre una empresa a la que él compró artículos de oficina de stock llamada liquistocks.com. Entramos en la página y vimos que, aunque no se veían muebles a primera vista, sí que tenían bastante surtido.

Esta tienda estaba en Alicante, por lo que llamamos para ver si tenían algo y ver que podíamos hacer. Nos contestaron que hacía una semana entraron los muebles de una inmobiliaria rusa que había decidido cerrar y que casi ni los habían utilizado, lo mismo que los equipos informáticos. Nos dijeron que estaban en la página dos, así que cuando los vimos se nos iluminó la cara.

Los muebles eran de Elche de piel de primera calidad, por lo que nos informamos de cómo se podía realizar la compra y pagamos. En pocos días teníamos los muebles en nuestra oficina y nos ayudó a ahorrarnos del orden del 35 % del precio que hubieran costado unos nuevos, cuando estos, casi se puede decir que estaban de estreno.

Las tiendas de stock son una magnífica manera de comprar artículos para tu empresa

Estas tiendas de stock suponen una oportunidad magnífica para todo aquel que quiera tener unos productos que no han sido utilizados o están casi todos nuevos a precios en ocasiones muy rebajados.

Hay que tener claro, que en este negocio salen ganando todos, el que vende su stock que no va a utilizar, el intermediario y nosotros con un producto más barato, por lo que todos contentos y al final podemos tener a un mejor precio lo que necesitamos.

En cuanto a nuestra inmobiliaria, va de momento viento en popa, las oportunidades están apareciendo y si hace más de una década éramos buenos, ahora, una vez nos hemos quitado las telarañas, somos mejores, pues la experiencia como se suele decir es un grado.

Sabemos que el mercado tiene buenas perspectivas, pero estamos en un sector donde todo lo que consigamos de más hay que ahorrarlo por si vienen mal dadas que todo puede pasar. Por el momento estamos tranquilos y parece que al fin hemos aterrizado al emprendimiento en el sector y momento adecuado.

Mi consejo para todos los que estéis pasando alguna dificultad es que os arméis de valor, esto es lo mejor que se puede hacer para tirar para adelante, las oportunidades están ahí, solo hay que salir a buscarlas.