Violencia de género, acoso sexual y terrorismo, los problemas del siglo XXI

Violencia de género, acoso sexual y terrorismo, los problemas del siglo XXI

Hace poco tiempo en una charla que organizaba la Universidad de Salamanca acudió un periodista de prestigio al que le preguntaron cuáles creía que eran los problemas del siglo XXI. Su respuesta fue contundente: el terrorismo, la violencia de género y el acoso sexual.

El terrorismo es algo que muchas personas habrían contestado ya que ocupa telediarios enteros, pero la violencia de género (a pesar que parece que la sociedad por fin se está concienciando) todavía no ocupa la relevancia necesaria en los medios de comunicación. En España murieron el pasado año 39 mujeres víctimas de la violencia machista y en 2015 fueron 50. Además, cada año se reciben 66.000 llamadas de socorro de mujeres víctimas, de las que sólo 47.000 llamadas son efectuadas por la persona que las sufre. Además, en España durante el año 2015, se produjeron más de 7.300 partes de lesiones y sólo 3.713 denuncias. Esto significa que todavía hay mucho miedo y desinformación por parte de las víctimas de violencia de género o machista frente a las agresiones sufridas.

Unas cifras que solo bajarán con la educación y la lucha social, únicas soluciones posibles a esta lacra unidas a la vigilancia policial. Además, todas las mujeres víctimas de violencia machista deben tener a los mejores abogados porque de la sentencia depende su futura integridad física, es duro decirlo pero así es.

Lo mismo ocurre con el acoso sexual, que según cifras del Instituto de la Mujer cifró en el año 2009 en 6.562 los casos de abusos, acoso y agresiones de índole sexual en nuestro país ( lo que se traduce en más o menos una cada hora y media), a los que hay que sumar los 1.304 ataques sexuales con penetración denunciados por sus víctimas, tal y como recoge el Ministerio del Interior y publica ‘El Huffington Post’. 

Dos de cada cinco mujeres sufre acoso sexual en el trabajo

El acoso sexual se produce en un 87% en el entorno laboral y con el propósito de amedrentar, abusar y humillar a la víctima, creando un ambiente laboral intimidatorio atentando contra la dignidad de las personas, principalmente las mujeres, tal y como asegura el despacho Durán y Durán Abogados.

El acoso sexual no es una conducta identificada, sino la suma de una serie de comportamientos y conductas de índole muy variada de carácter sexista, que pasan por bromas, comportamientos físicos o incluso roces, hasta tocamientos indebidos y una humillación física y moral determinante. Desde Durán y Durán Abogados, tienen un abogado especialista en casos de acoso sexual que aconseja que frente a cualquier indicio que puedas observar o sufrir en cuanto a acoso sexual, no dejes pasar tiempo y te pongas en contacto con ellos. Sin duda, el equipo de apoyo multidisciplinar y defensa legal hará que no te sientas sola. Este despacho es la mejor opción posible a elegir en caso de que seas víctima de acoso ya que ellos te guiarán en el duro camino y te aconsejarán en la toma de las mejores decisiones.