Una rama del derecho poco conocida, el derecho de los consumidores y usuarios

Aquellos que deciden estudiar la carrera de Derecho, con aprovechamiento, tienden a ver la vida de una manera diferente. Un comprar un café de máquina es igual a realizar un contrato automático, y realizar una transferencia bancaria supone enviar tu dinero a uno de los servidores de Europay.

Si todo esto te suena a chino, es normal, al igual que la mayoría de normas que existen en la actualidad. Sin darnos cuenta estamos sometidos a una infinidad de normativas de distinto rango, que nos obliga a realizar o dejar de realizar ciertas conductas. Aquellos que no tienen ninguna noción de Derecho se encuentran totalmente desprotegidos ante el desconocimiento.

Quizá sea un problema del sector educativo, ya que en países iberoamericanos como en Argentina, se estudia Derecho durante tres años del instituto. Puede parecer un poco exagerado, pero saber en que casos pueden reclamarte una factura o denegarte un Derecho te ahorra muchos disgustos.

Una de las ramas del Derecho Civil que últimamente está siendo alegada por los abogados en la mayoría de pleitos, sobre todo bancarios, es la normativa referente a la protección de los derechos de los consumidores y usuarios. Esta normativa lleva tiempo siendo aplicada por los tribunales, pero mucha gente no es consciente de las connotaciones para los ciudadanos de a pie.

Los derechos básicos de los consumidores

La Ley 1/2007 es el Texto Refundido de la Ley de Consumidores y Usuarios, y viene a determinar los derechos de los consumidores y usuarios en el mercado. Es importante conocer el concepto de consumidor y de empresario, porque de ello depende que se aplique la Ley, y eso puede suponer graves problemas.

El concepto de consumidor y usuario se dirige principalmente a determinar cuál es el destino final de los bienes o servicios que se adquieren. Se entiende por consumidor toda aquella persona física o jurídica que utiliza los bienes sin introducirlos en una cadena de producción. Es decir, será consumidor o usuario todo aquel que destine el bien para un uso personal y privado. Esta definición es ambigua, porque permite que las empresas entren dentro del concepto de consumidor, pero solo respecto a algunos bienes.

En esta Ley se mencionan los derechos de los consumidores y usuarios, y son bastantes. Entrar a conocer sobre cada uno de los derechos es algo complejo porque se requieren unos conocimientos técnicos en derecho. Por eso hoy vamos a resumir algunos de ellos, en particular, los que más se pueden utilizar en el día a día.

En primer lugar vamos a hablar de seguridad, y es que la Ley de Consumidores y Usuarios dispone de un régimen específico para los casos en los que los consumidores sufren daños como consecuencia de la utilización de bienes o servicios. Este régimen establece una tutela de los derechos que de verdad ayudan al consumidor.

Relacionado con lo anterior, existen referencias a la reparación de los daños sufridos como consecuencia de las prácticas abusivas o negligencias de las empresas. Este punto es muy importante porque de cara a las reclamaciones supone una verdadera ventaja, ya que la interpretación de los productos no deja lugar a dudas.

Un ejemplo es el caso de las cláusulas abusivas, que se han puesto de manifiesto en los últimos años a raíz de los abusos de los bancos con las clausulas suelo o los gastos hipotecarios.  Pero no sólo abusan las entidades bancarias, también algunas pequeñas y medianas empresas que restringen Derechos cuando no pueden hacerlo.

La Ley también regula todo el régimen del derecho de desestimiento y el derecho a tener piezas de repuesto para los productos. Este último derecho es de los menos conocidos, y es que muchas empresas aprovechan para dejar de fabricar repuestos al poco de sacar un producto para así tener que forzar a comprar uno nuevo.

Existen empresas que ofrecen repuestos genéricos, como es el caso de Tapa del Water, una empresa que fabrica asientos de inodoro a medida para todo tipo de WC, incluso si están descatalogados, con la garantía de una empresa seria y con mucha experiencia en el sector de los recambios.

Esta es una breve mención a algunos de los derechos de los consumidores, pero no está demás revisarlos individualmente

Comparte:

Explora mas articulos

Un cambio necesario en la compra de muebles de cocina

Adquirir muebles de cocina no es, por regla general, nada barato. Sin embargo, hay excepciones que confirman la regla. Excepciones que se convierten en el mejor bálsamo para todas esas familias que cuentan con recursos económicos limitados y que no pueden asumir una reforma de la cocina teniendo en cuenta los precios que establecen buena parte de las empresas dedicadas a la venta de muebles para dicha estancia. Alvimodul es un claro ejemplo de ello. Una entidad como esta dispone de muebles de cocina de calidad y cocinas a medida a precios que, para muchos, se han convertido en los principales argumentos para confiar en ella.

La estética vuelve ser un sector al alza

A pesar de que las estadísticas dejaron bien claro que los beneficios de las clínicas estéticas no habían descendido mucho, a raíz de la crisis que pasó España hace menos de dos años y de la que hoy aún quedan resquicios en más de un sentido, la población dejó de gastar tanto en tratamientos estéticos para hacer frente a necesidades mucho más básicas como facturas de luz y agua, ropa, comida e incluso el ocio, que pasó por delante de la belleza. Sin embargo, el estrato social más adinerado de nuestra población nunca dejó de acudir a estos centros estéticos,  por lo que han seguido creciendo a lo largo de los años y a día de hoy, cuando ya se empieza a estabilizar un poco la economía, se vuelven a llenar hasta los topes.

Actividades mentales para personas mayores

Mantener el cuerpo y la mente sanos a medida que envejecemos es primordial. Para ello, no solamente hay que mantenernos activos físicamente, sino también trabajar para que nuestra mente mantenga la agilidad. Conforme envejecemos, sufrimos un proceso de deterioro generalizado en el que, por diferentes procesos, nuestros tejidos se van degenerando. Esta degeneración depende de factores relacionados con lo biológico, ambiental, social, familiar y, de manera especial, con el grado de estimulación.