Cómo puede la belleza engañar a nuestro cerebro

Cómo puede la belleza engañar a nuestro cerebro

La belleza se define por la RAE como una persona o cosa notable por su hermosura, y hermosura a su vez significa belleza que puede ser percibida por el oído o la vista. Como vemos un término conecta con el otro de una manera en la que puede ser difícil de encontrar un significado de belleza único.

Esto es imposible, y estamos muy de acuerdo con la definición por parte de la Wikipedia del concepto de belleza, que encaja mucho más con la realidad. Según ésta web, la belleza es una noción abstracta ligada a numerosos aspectos de la existencia humana que se define como la característica de una cosa a través de una experiencia sensorial que provoca placer o satisfacción.

Si no existe un concepto de belleza, ¿cómo hemos llegado al punto de determinar cuál es el estándar de belleza? Esta es una pregunta que la sociedad no se pregunta lo suficiente, dado que existe una industria de la belleza muy potente que nos intenta imponer estilos de belleza y moda que tienden a hacernos como productos creados en cadena, todos similares unos de otros.

Cuando no te acercas a un estándar de algo aceptado socialmente, la mente tiende a generar sentimientos de culpa y insatisfacción que en muchas ocasiones pueden llegar a causar depresión que se traduce en desórdenes alimenticios como la bulimia y la anorexia, principalmente en mujeres.

La sociedad ha inventado métodos para acercarnos al ideal de belleza, y quizás el más conocido es el de las operaciones estéticas. Este tipo de operaciones cambian el aspecto de las personas para asemejar el rostro o cuerpo al de mujeres que se consideran ideal de belleza. De hecho, muchas veces se piden ciertos rasgos de un personaje famoso para parecerse a él.

Pero no nos equivoquemos que las operaciones de cirugía estética no siempre tienen porque ser para parecerse más o menos a un famoso. La cirugía estética también se realiza para reconstruir partes del cuerpo o de la cara que han sufrido una deformación causada por un factor externo.

Para ambos casos elegir un centro de estética puede ser complicado, por eso nosotros recomendamos a Medicina Estética Rosa Bonal, que cuenta con un equipo de profesionales titulados en Medicina Estética altamente cualificados que emplea las últimas tecnologías en medicina y cirugía estética.

Existe una obsesión psicológica por la belleza

En la Northwestern University han determinado que la obsesión por la belleza se ha convertido en una especie de enfermedad social, algo parecido a un trastorno psicológico. En concreto se han fijado en que las mujeres sufren tal presión por su imagen exterior, que estadísticamente son más propensas a pensar de manera obsesivamente en su imagen, comparándola con la de los demás.

En palabras de Renee Engeln, profesora de psicología y directora del departamento Body and Media Lab, esta obsesión por la belleza hace que las mujeres inviertan todas sus energías en aparentar lo que no son y contentar al público, en lugar de fijarse en otras metas como el desarrollo profesional o intelectual, por citar algunos ejemplos.

La industria de la imagen y productos estéticos son, en gran parte, los grandes responsables de la obsesión por la belleza. Grupos y organizaciones feministas, así como de investigadores, aseguran que este tipo de empresas distorsionan la percepción que tienen las mujeres de su belleza física.

Según algunos estudios sociológicos en los que ha participado la propia Renee Engeln, el 82% de las mujeres en edad adolescente se pasan mucho tiempo comparando sus cuerpos con los de modelos y celebridades. Por otro lado, un 70% de mujeres en edad adulta asegura sentirse mejor valorada y considerada cuando se han esforzado en parecerse a esas modelos mediáticas.

Dentro de este mismo grupo de mujeres se han extraído diferentes conclusiones. Las mujeres obsesionadas por la belleza son mucho más propensas a presentar síntomas de depresión, desorden alimenticio y grandes deseos de someterse a operaciones quirúrgicas para cambiar su imagen.

Otro dato que refuerza las preocupaciones por la belleza y la perfección es que, de media, las mujeres poseen hasta un total de 35 productos de belleza diferentes en casa, y las mismas invierten no menos de 50 minutos al día para prepararse antes de salir a la calle.