La obligación de abogado y procurador en un procedimiento judicial

El contexto político en el que nos encontramos es quizás el más revuelto desde que la Constitución empezó a desplegar sus efectos en nuestro país, creando un contexto en el que los Derechos eran protegidos por la justicia de manera totalmente (o eso pensamos) imparcial gracias al juez legal. El concepto de juez legal es un concepto europeo alejado de la clásica visión del juez de Estados Unidos o Inglaterra que aparece normalmente en las películas. El juez en Estados Unidos es elegido por el pueblo, quien decide qué tipo de justicia quiere. Y el juez legal parte de la idea de que el juez debe de abstraerse de sus ideas y criterios personales para dictar sentencia.

Dicho esto, la justicia en nuestro país ha sido objeto de crítica continua, pues la manera en la que la sociedad ve la justicia no es la más adecuada. Y precisamente no es por culpa de los jueces, abogados, procuradores o los funcionarios. El motivo por el cuál la justicia adolece de un virus que perjudica al conjunto de la sociedad es la gran falta de medios que sufre desde hace años.

En una de las clases de la carrera, un juez comentó que en su juzgado tenían que llevarse sus ordenadores para trabajar porque los que tenían iban muy lentos por no actualizarse. Lo más curioso es que los políticos se jactan de que quieren que haya una justicia adecuada, pero no destinan los suficientes fondos para que la justicia actúe como es debido.

La dilación que sufren los procedimientos es a veces muy vergonzoso por el hecho de que, a lo largo de lo que dura un procedimiento, se extinguen los derechos que se están debatiendo, o incluso fallecen las personas involucradas en el mismo. Aunque también es cierto que algunos letrados también dilatan en exceso el procedimiento.

Los costes también es uno de los factores importantes a la hora de hablar de la justicia, pues empezar un procedimiento suele ser algo caro según la cantidad sobre la que se interponga la demanda. Muchas personas se preguntan cuál es la función y la necesidad del procurador, porque todo el mundo entiende que en algunos procedimientos la asistencia letrada es obligatoria, pero no saben qué labores realiza el procurador.

La importancia del procurador en el procedimiento

Hablando con los compañeros de Sevilla Flores procuradores, nos comentaban la dificultad para los procuradores en el momento actual, ya que Hacienda les está controlando en exceso, y eso hace que a la hora de competir con otros procuradores aplicando el arancel que rige la profesión. En cualquier caso, el procurador es la conexión entre el Juzgado y la parte, es el encargado de enviar y recibir los autos, decretos, sentencias…

A la hora de saber si al entrar en un procedimiento necesitamos procurador o no, tenemos que tener en cuenta los diferentes órdenes judiciales. En el proceso civil los juicios verbales cuya cuantía no sea superior a dos mil euros no necesitan de asistencia letrada ni de procurador. Pero si que se necesitan en la petición inicial del procedimiento monitoreo y en los escritos en los que se solicita la adopción de medidas urgentes con anterioridad a la suspensión de vistas y actuaciones.

En el proceso penal siempre que una persona es detenida tiene derecho a nombrar a la asistencia letrada que desee, y en el caso de que no lo haga se le proporcionará un abogado de oficio. Pero el procurador solo es necesario en los casos en los que se acuerde la apertura del juicio oral. Lo que reduce la actuación de los procuradores bastante, pues hay muchas actuaciones en las que el procurador no es necesario.

En el proceso laboral no es obligatorio la asistencia de abogado ni procurador, pero si es recomendable. Pero si es imprescindible cuando una de las partes si que actúa con abogado y procurador. Esto pasa igualmente en el procedimiento contencioso-administrativo, en el que si que es obligatorio la asistencia de los profesionales del Derecho cuando actúan ante un órgano colegiado.

También tenemos que añadir que cuando el procedimiento es en una localidad diferente en la que radica el cliente y el abogado se hace obligatoria la asistencia de procurador. Y también son muy necesarios cuando hay que ir a inscribir los diferentes derechos a los registros, o para ver cómo va el curso del procedimiento.

Comparte:

Explora mas articulos

Cómo ahorrar en el mantenimiento de la comunidad de vecinos

Muchos de nosotros, de nuestros vecinos, o de familiares y amigos que nos rodean nos estamos encontrando en una situación complicada en términos especialmente económicos. La crisis financiera que ha afectado a las grandes empresas también ha arrastrado a los ciudadanos en sus consecuencias, con unos sueldos para nada cercanos a lo necesario para vivir y con familias en las que incluso todos los miembros se encuentran en el paro, derivando eso en problemas de pago de suministros cuando no incluso en desahucios.

Qué es el acoso laboral

Las tensiones diarias en nuestro lugar de trabajo, el ejercicio abusivo del poder del empresario frente al trabajador, el aprovechamiento de las condiciones de trabajo a fin de que beneficien siempre los intereses del empresario, la limitación a lo mínimamente y estrictamente legal de los derechos de los trabajadores, un mayor aprovechamiento de la mano de obra al imponer condiciones que busquen mediante conductas inadecuadas un mayor rendimiento de la productividad… Esto es lo que se conoce como tensión en el trabajo o mal clima laboral, que no hay que confundir con el denominado acoso laboral, en el que la víctima sufre un progresivo deterioro psicológico y físico, algo que puede tratarse con una buena psicóloga, como Leonor Fernández Doménech, en cuya clínica nos aporta terapia especializada en facilitar la superación de las dificultades que se le presentan al ser humano en su devenir diario mediante nuevos recursos personales.

Soluciones para las participaciones preferentes

En muchos casos, según me dijo el abogado de Duran y Duran Abogados, los vendedores o comerciales actuaban como en mi caso, usando de maneras retorcidas a los productos con el adjetivo de “preferentes”, lo que daba lugar a que creyésemos que era algo principal y exclusivo.